No Hay Derecho CGT-CAT

Son TuSS Perjúmenes…

¿Qué es TUSS?

Es una herramienta telemática de uso personal para el ciudadano, donde podrá visualizar datos concretos de su Vida Laboral, así como de las Prestaciones que puede tramitar, o está tramitando. Contiene, por tanto, datos de carácter PRIVADO, que deben estar protegidos en consonancia con la Ley de Protección de Datos.

Para su acceso es necesario obtener una contraseña, conocida como Cl@ve, que es personal e intransferible, y que identifica a su propietario como la persona real que visualiza esos datos.

Con motivo de la apertura de un nuevo servicio en TUSS, las simulaciones de jubilación, se les da instrucciones a los informadores de los CAISS para que accedan a las páginas personales de los ciudadanos (desde INFOTUSS, herramienta de acceso desde la casa), registrados con Cl@ve o no, para actuar en su nombre y confeccionar esa simulación como si fueran ellos mismos, es decir, suplantando su identidad.

 En la presentación sobre esta nueva herramienta, la Dirección General del INSS lo expresa de esta forma:

  • Con INFOTUSS los informadores acceden a las páginas personales de los ciudadanos en TUSS, tanto si están registrados como si no lo están.
  • Los informadores tendrán a su disposición los datos TUSS de cada ciudadano y podrán realizar trámites y gestiones desde la plataforma.
  • El “portlet” del informador le permite asumir el rol de otro usuario y ver o modificar su portal.

Se les otorga a los informadores autorización para acceder a estas bases de datos, pero se les advierte que los accesos a INFOTUSS son objeto de auditoría. No nos extraña, cuando se trata de una herramienta que se muestra rayana con la más insolente ilegalidad. Quieren que pongan el esfuerzo, pero les empujan a la inseguridad jurídica a título personal.

Abrir un “canal” para cerrar otro.

Más instrucciones: cuando un ciudadano solicite un Precálculo, una simulación de jubilación, ya no podrán en los CAISS abrir su expediente para que sea tramitado en el departamento de Jubilación, sino que deberán acceder a INFOTUSS y confeccionarlo ellos mismos, de manera inmediata, entregando al solicitante una impresión de la información obtenida (sólo se podrán recoger los Precálculos que INFOTUSS no pueda tramitar, debido a alguna incidencia del sistema).

Es decir, que eliminan de cuajo el TRÁMITE PRESENCIAL, algo que entra en abierta contradicción con la declaración de intenciones del INSS, repetida con insistencia dentro y fuera de nuestro ámbito, respecto a la libertad de elección del canal de comunicación por parte de los ciudadanos. Esto lo expresan así desde la Dirección General:

El modelo de servicios del INSS se plasma en el PLAN ESTRATÉGICO 2013-2015, mediante un intenso programa de reforma, que busca:

  • Adaptar los servicios que presta a las nuevas características de la población.
  • Optimizar los procesos de gestión y atención para conseguir alcanzar el mejor nivel de cumplimiento de los objetivos institucionales y de satisfacción de los clientes.
  • Proporcionar a los ciudadanos una libre elección de canal, tanto para consulta como para el ejercicio de sus derechos.

Se les repite mucho a los trabajadores de la casa eso de la “libre elección de canal”, pero cuanto más lo repiten, más canales de comunicación va perdiendo el sufrido ciudadano…

Es decir, que poner en marcha una herramienta telemática para calcular las pensiones futuras, ordenando que se paralice de inmediato el trámite de esas simulaciones por la vía tradicional (trámite interno), no se parece nada a aumentar los canales de acceso, sino que es, sin duda alguna, sustituir un canal por otro.

TUSS es una herramienta telemática cuyo objetivo final es que los ciudadanos tramiten desde casa sus propias prestaciones; de momento, simulaciones de jubilación. Pero en esta primera fase quieren poner a los informadores de los CAISS a modo de orientadores, para que “eduquen” a la población en la modernísima tarea de dejar de acudir a las oficinas. Vamos vaciando la atención presencial un poco más, tras el “todo con Cita Previa”, y el Sistema Inteligente de “Expulsión” de Ciudadanos (SIGE).

Simulaciones de jubilación.

La Ley 27/2011 de Reforma de las Pensiones, enriquecida posteriormente con el Decretazo de marzo del 2013, ha convertido el proceso de cálculo de una jubilación en una labor de titanes. Se dan muchos casos en que un solicitante puede llegar a acceder a su jubilación a través de tres vías (condición de Mutualista o no; acogido al periodo transitorio de la Ley 40/2007 o no; adaptado a los leoninos y cambiantes requisitos para acceder a una jubilación anticipada involuntaria o no…). Sinceramente, dudamos mucho que el programa INFOTUSS sea capaz, no sólo de realizar cálculos por más de una vía de acceso, sino también de contemplar en sus parámetros un sinfín de situaciones personales que darían derecho a jubilaciones especiales (discapacidad, coeficientes reductores específicos, bonificaciones para edad, etc.).

Y aunque así fuera, si los compañeros de trámite en Jubilación han entregado energías y esfuerzo sobredimensionado para resolver solicitudes que se hacían imposibles ante tanta amalgama legislativa, seguro que los informadores CAISS pondrán en duda que un simple programa informático sea capaz de sustituir esta acción humana; está cantado que se toparán con la rigidez y la frialdad propias de un cerebro artificial.

Utilización política de los empleados públicos.

Como la puesta en marcha de estas simulaciones de jubilación vía TUSS coincide con un periodo preelectoral, desde la Dirección General lo plantean de esta forma:

El periodo preelectoral en el que nos encontramos limita en estos momentos la capacidad de realizar campañas públicas de difusión, por lo que es muy importante la labor de los informadores de CAISS para dar a conocer entre nuestros clientes este nuevo servicio.

Es oportuno que este servicio se utilice para mostrar a los ciudadanos el potencial de servicios actuales y futuros de “Tu Seguridad Social” e incentivar el registro y activación del mayor número de personas, de forma que en el futuro sea el propio usuario el que pueda efectuar la simulación de su futura pensión y realizar otras gestiones.

Es decir, a falta de campaña institucional (porque los adversarios políticos la tratarían de electoralista), los informadores CAISS, que son totalmente apolíticos, les ayudarán a realizar una campaña informativa de un experimento que conlleva las siguientes consecuencias:

  • La posible vulneración de la Ley de Protección de Datos, con el consiguiente riesgo para su seguridad jurídica, además de una intromisión en la esfera privada de los ciudadanos.
  • La degradación del servicio de Precálculos de Jubilación (no nos harán creer que el programita sustituirá la labor esforzada de muchos compañeros).
  • La colaboración en las varias veces suspendida campaña de cartas informativas (8 millones llegaron a imprimir, nadie sabe dónde están), para mayor gloria de las Mutuas de Aseguramiento y la Banca, cuya velada intención era mostrarle a la población (les llaman “clientes”), lo mísero de su futura pensión, algo que podría incitarles a suscribir planes privados de pensiones.
  • El asesoramiento al ciudadano para que se acostumbre a utilizar el canal telemático, (cosa muy positiva para aquellos cuyo perfil encaje, que no es el del pensionista clásico, o el del futurible inmediato), sugiriéndoles, de paso, que ya no necesitarán el canal presencial (qué fácil es el TUSS); podemos empezar a echar los cerrojos en nuestras oficinas

En definitiva, un empujoncito para ir cavando a tramos nuestra propia tumba como gestores de lo público; en paralelo a la salvaje reducción de plantilla sufrida, los aún activos ya no seremos necesarios, nos podremos jubilar con orgullo, pero el último, que apague la luz: fin de la Administración Pública.

Deja un comentario