No Hay Derecho CGT-CAT

De nuevo, lo viejo

Post by relatedRelated post

SALAMANCA

el roto

No es grato insistir en las críticas ante las maniobras de todo director o directora que se aposenta en la 7ª planta, no es vocacional pero sí nuestra responsabilidad.

Hay sindicatos que jamás abren la boca, por lo que ignoramos sus opiniones respecto a lo que sucede en esta Dirección Provincial. Aparecen cada cuatro años y después mutis.

Y volvemos a lo mismo, al decíamos ayer…..hoy lo volvemos a decir: nos toman el pelo. Se envía un correo a toda la plantilla para que solicitemos, si es nuestro deseo, dos jefaturas de nivel 16 que han quedado vacantes en el INSS y cuando consultamos sobre el baremo que se va a aplicar en esta convocatoria nos dicen que es inexistente, que la elección será discrecional, eufemismo aparte, que se nombrará a dedo; vamos que prácticamente ya se sabe quiénes van a ser las personas beneficiadas.

Así ha sido y el resultado el previsto, sin sorpresas, sin baremo, sin criterios objetivos, sin piedad, sin……..

Señora directora: ¿para qué toda esta  hiriente pantomima? Se juega con la ilusión del personal, se alimenta su desmotivación y, por si fuera poco, se nos engaña invitándonos a participar en algo que está amañado. A la par, nos solicitan colaboración, participación, compromiso con la consecución de los objetivos marcados, blablablá, mientras se generaliza la arbitrariedad y el oprobio con absoluta frialdad.

Nos dicen ahora, mañana quizás el criterio sea otro, que las plazas se ocuparan en las unidades donde han quedado las vacantes. Una en Incapacidad Permanente, así va a ser, pero la otra en Registro no cumplirá la norma marcada por la propia Dirección (¿?).

La discrecionalidad, el dedo, la autocracia son, a la vista de este proceso, la forma de operar de la nueva dirección. Todo cambia para que todo siga igual. Solo que el ánimo del personal, así despreciado y humillado, queda muy mermado, cuando no totalmente roto, a la hora de involucrarse en la consecución de los objetivos. Esa, también, va a ser su responsabilidad. ¿Es posible causar más daño?

¿Qué podemos hacer los trabajadores y trabajadoras? Lo único efectivo que se nos ocurre es negarnos a participar en la función. Apelar a la solidaridad, pues sabemos que cuando aceptamos un puesto que no nos correspondería si se realizase un concurso ecuánime (y correctamente baremado), estamos perjudicando a otros compañeros y compañeras que nos superarían en puntuación. Unión, compromiso, amistad, equidad, entereza… ¿Qué nos queda pues?

Deja un comentario